Sobre La lógica de lo absurdo

Perisa nos manda una carta desde un mundo sin pandemia y hace una reseña de La lógica de lo absurdo (Logikken bak det absurde), que representó el grupo Barataria Teatro al final del año pasado. Aunque la obra ha terminado sus actuaciones, queremos compartir este texto para que os hagáis una idea de lo que hace el grupo Barataria Teatro y de cómo contribuye a la comunidad hispanohablante de Oslo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre La lógica de lo absurdo

El 10 de noviembre tuve la suerte de ver el montaje de “La lógica de lo absurdo” de Barataria Teatro (https://barataria.no/) en Chateau Neuf. (https://www.facebook.com/studentersamfundet/) Estoy realmente agradecida con ILOS (Departamento de Literatura, Estudios de área y Lenguas Europeas) por ser uno de los impulsores de este evento. Aunque había leído la descripción de la obra de antemano, y sabía que iba a tratar varias historias individuales basadas en los autores Quim Monzó y Mario Benedetti, no estaba preparada para la emoción y la conexión que sentí con lo que representaron. Las historias se desarrollaban en la actualidad, y se entrelazaban entre ellas. Varias mostraban elecciones o situaciones trágicas y complicadas de los personajes, pero de una manera que nos hizo reír y ver el humor de estas situaciones.

La obra empezó con un hombre atractivo que comenzó a quitarse la ropa, y se podían escuchar unos jadeos suaves desde la audiencia, desde donde esperábamos con entusiasmo ver a qué nos llevaría esto. La intimidad inmediata que sentimos con el hombre nos trajo más lejos a su momento incómodo y terriblemente bien ilustrado con su pareja en la cama, donde su falta de capacidad para comunicarse adecuadamente los lleva a tener intimidad consigo mismos en soledad en lugar de estar juntos, aunque eso era lo que ambos realmente deseaban. En la audiencia de inmediato podía sentir pena por la pareja y la falla en esta relación absurda. Comenzábamos incluso a preguntarnos por qué esta pareja se mantenía unida. La siguiente escena nos abre los ojos ante el motivo que hay detrás de este tipo de relaciones, explicadas a través de una pareja que celebra su aniversario después de varios años de matrimonio. Se revelan el uno al otro su infidelidad, pero aun así eligen continuar viviendo juntos justificados por una hermosa cita: "seguir juntos es mejor que la soledad", que subraya la necesidad humana de no estar solo.

Siguiendo el hilo de lo absurdo en la vida cotidiana, observamos la incapacidad de un hombre para pedir un deseo si pudiera desear lo que quisiera en el mundo. Como él dice también: "es tan vulgar pedir dinero"; entonces, si en la realidad nos encontráramos en una situación así, ¿seríamos capo? A pesar de que las personas nos esforcemos por nuestros logros, ¿somos capaces de aceptar tal deseo concedido de forma gratuita, o es demasiado absurdo incluso reconocer tal posibilidad si se cruza en nuestro camino algún día?

La obra termina como comienza: con el amor. Contemplamos la situación absurda de una mujer que seduce y mata a un ladrón después de brindar por "la comprensión de la alta burguesía nacional": la ironía de la situación hace reír a la audiencia cuando la mujer muestra su astucia , llamando a la policía con desesperación e inocencia falsas, ya que fue ella quien había matado accidentalmente al ladrón. La audiencia quedó preguntándose quién era realmente el malo en esa situación: ¿la mujer o el ladrón?

La obra acaba en una manera hermosa y entrelazada con el poema de uno de los personajes, la melancolía de las palabras "para morir de soledad y de dolor". Esto nos recuerda nuevamente la necesidad que tenemos de compañía y contacto humano, no importa cuán absurdas y dolorosas puedan ser estas relaciones. Fue hermoso sentir el mensaje de esta obra, reír y observar cómo de similar es el absurdo que experimentamos como humanos. Lo absurdo de la humanidad parece ser igual para todas las nacionalidades, y el mensaje de esta obra me golpeó tan fuerte como creo que lo hizo a la audiencia hispanohablante. Estuve muy agradecida por poder participar en este espectáculo y sentir que el tema nos conecta a todos. Sentí casi una lógica de lo absurdo.

By Perisa Magdalena Weydal
Published Nov. 27, 2020 1:07 PM - Last modified Mar. 25, 2021 1:52 PM