"Tarde para morir joven" de Dominga Sotomayor Castillo

La directora chilena Dominga Sotomayor Castillo está en boga últimamente en Noruega. Este fin de semana, su película Tarde para morir joven se estrenó en los cines noruegos y mañana (27.11.19) habrá una proyección especial con una charla posterior, organizadas por Arthaus y Latinamerikansk Forening, en Vika desde las 18.00. Sotomayor Castillo fue uno de los "retratos de director" del Film fra Sør de este año, y en esta ocasión la chilena visitó el festival como invitada oficial, además de que se mostraron sus tres películas De jueves a domingo, Mar y Tarde para morir joven. ¡Ñorsk! tuvo la ocasión de ver dos de ellas, y estuvo también presente en una interesante charla con la directora.

Bildet kan inneholde: kjøretøy, bil, photography.

En la conversación con el editor de Montages, Karsten Meinich, Sotomayor Castillo habló de las tres películas y de su trabajo como directora. Los sucesos actuales en Chile también surgieron como tema varias veces. Meinich expresó que hablar de cine chileno sin hablar de lo que está pasando en el país es difícil. A la pregunta de cómo experimenta la situación, la chilena contó que han sido unas semanas intensas y que no había estado segura de irse a Noruega o no. “Todavía estoy intentando entender mis sentimientos,” expresó la directora, y añadió que sentía extraño el hablar de cine bajo esas circunstancias. Llama a lo que está pasando “una revolución”, y contó que ella misma vive “a cuatro cuadras de su epicentro”.

 

Al ser preguntada sobre el futuro, la directora dijo que no creía que puedan resolver la crisis los políticos, y que para hacerlo tendrían que “aprender rápido”. Considera que la política ya ha vuelto a las manos de la gente y que los chilenos por primera vez tienen la posibilidad de crear una constitución que “tiene que ver con el pueblo chileno”. Al mismo tiempo, la directora expresó una gran preocupación por la gente y habló de las acusaciones de violaciones de los derechos humanos. Según ella expresó, los chilenos todavía viven en una especie de dictadura, y señaló las asociaciones con la dictadura de Pinochet que ahora sienten muchos chilenos. Esto llevó de nuevo la conversación a la película más reciente de Sotomayor Castillo, en la que la trama tiene lugar en un entorno alternativo, a las afueras de Santiago, en el momento justo después de la caída de la dictadura.

 

Dominga Sotomayor Castillo y Karsten Meinich. Foto: Thomas Lahr para Film fra Sør.

En otras palabras, Tarde para morir joven nos lleva a un periodo conflictivo ‒ tanto para la protagonista Frida, que sueña con escapar de su pueblito “hippie”, como para los adultos envueltos en discusiones sobre las reservas de agua y los incendios forestales, y para el Chile que está en camino hacia una nueva democracia. Es una película “coming-of-age”, que trata del amor y la decepción, y de liberarse de un mundo al que no se quiere pertenecer. Con un deseo ardiente de elegir su propia vida y sin tener la edad para poder decidir, Sotomayor Castillo presenta un momento fácilmente inflamable, y de muchas maneras, en la vida de una persona joven. 

 

También en el debut de la directora, De jueves a domingo, son los jóvenes los que están en el centro ‒ es filmada y vista desde la perspectiva de los niños. La película nos lleva a un viaje en carretera con una familia de cuatro, y mientras seguimos los paisajes chilenos a través de las ventanillas de atrás, los padres intentan ocultar el drama que está teniendo lugar en el asiento delantero. Como espectador, no se entiende más de lo que entienden los niños sobre lo que está pasando, y gradualmente se llega a comprender que se trata de un divorcio inminente. Tanto los niños como el espectador se quedan con una sensación de que algo está en proceso de disolverse, y también con muchas preguntas sin responder.

 

En un principio, las dos películas no están conectadas. A la pregunta de si hay una relación entre ellas, Sotomayor Castillo dijo que siempre intenta crear algo nuevo, pero que a menudo termina haciendo películas similares. Contó que pretende hacer “películas no terminadas”, que dan a los espectadores la posibilidad de completarlas con sus propias vidas. Le importa más captar sentimientos y ambientes que la trama misma, y sus películas innegablemente tienen similitudes visuales y ambientales. También se puede elegir ver Tarde para morir joven como una continuación del argumento de De jueves a domingo. ¿Llegaron a ser adolescentes y vivir con su padre los dos niños que conocimos en la primera película de Sotomayor Castillo? Tarde para morir joven comienza con una escena de coche, y la herramienta más importante de Frida para escapar es tomar prestado el auto de su papá. El coche capta un aspecto del espíritu de los tiempos en ambas películas, en el que no son tan importantes ni los cinturones de seguridad, ni los carnets de conducir, ni los límites de velocidad. Las relaciones interpersonales son un poco como la sociedad en la que se desarrollan, y también como la sociedad chilena de hoy en día: en transformación.

 

Autores: Veslemøy Waage y Mari Wesenberg. Traducido al español por Mari Wesenberg.

 

 

LES DENNE ARTIKKELEN PÅ NORSK

 

 

Emneord: Ñorsk, Chile, Tarde para morir joven, Godt nyttår Chile, Mar, De jueves a domingo, Thursday till Sunday, Dominga Sotomayor Castillo, Film fra Sør, Cine del Sur, Arthaus, Latinamerikansk Forening, Cine latinoamericano, Latinamerikansk film, Filmfestival, Festival de cine, Spansktalende, Hispanohablante, Spansk, Español, Latin-Amerika, Latinoamérica, América Latina Av Veslemøy Waage, Mari Wesenberg
Publisert 26. nov. 2019 15:33 - Sist endret 27. nov. 2019 12:22